54 horas con NOC: de Celanova hasta la Conguitos Caravan Tour, con parada en la Sala 40 Café

Posted on 16/11/2011

3


Camina o revienta.

Uno quiere hacer las cosas bien, dedicarles su tiempo. Amarrar con agallas las oportunidades y exprimirlas hasta el último instante, ése en el que el corazón parece que dejará de latir un segundo, parado como por un shock, hasta que compruebas que su compás va más ajustado y te relajas. O te hundes, depende. Teníamos que acompañar a NOC a la final de la Conguitos Caravan Tour el 5 de noviembre, teníamos una actuación en el Pub Oxígeno de Celanova el 11 de noviembre y teníamos dos días de grabación en los estudios de la Radio Galega el 14 y 15 del mismo mes. Ése era el plan, the master plan. Pero somos humanos. Pequeñas ratas de laboratorio en manos de un azar caprichoso. No somos dioses. Ni siquiera del Olimpo. Ni del griego -mi madre, del griego..- ni del marciano, el accidente geográfico más grande del sistema solar. Unas lluvias inesperadas retrasaron la final conguitera hasta el día 12 de noviembre. Así, como debía haber sido esperado, todo coincidió para que todo confluyese y se autorelacionase. Viernes Celanova, sábado Madrid, domingo viaje, lunes y martes estudio. ¿Y miércoles? ¿Y hoy? Recapacitar. De relax.

NOC envolvió sus cosas la tarde del pasado viernes y enfiló la carretera de Ourense repartido en dos pedazos. Irra, Óscar y yo nos adelantamos y llegamos a las 22:00. Julián y Belén llegaron a las 24:00, hora de comienzo marcada para NOC. La cosa empezó sobre la una de la mañana y terminó para los chicos (y chica) poco antes de las dos.

NOC tuvo una actuación como nunca la habíamos visto en el Pub Oxígeno de Celanova. Para muestra esta foto…

Recoger, refrigerarse y retirarse fueron las consignas de la incipiente madrugada de NOC. A la cama casi a las tres y de vuelta a la luz a comienzos de las cinco de la mañana. Dos horitas y pico de ¿descanso?. Arrancamos diez minutos antes de lo previsto y nos dirigimos del tirón al H2O de Rivas Vaciamadrid, donde la prueba de sonido estaba marcada para las 12 del mediodía. Raaaaassssssssssss. Le dimos candela (moderada) y llegamos al lugar de la final a las 11:30. Bien.

El sol cálido y radiante calentó nuestros cuerpos entumecidos despertándolos absolutamente. NOC abriría posteriormente la final justo justo justo coincidiendo con el ocaso solar, cuando el sol se apaga…

Una vez hecha la prueba pudimos respirar tranquilos. Ya estábamos allí. Sobre las cinco de la tarde la organización comenzó a pinchar música y a atraer al público cara el escenario. Con un pequeñísimo retraso, y después de una arenga de los organizadores agradeciendo a las siete bandas a concurso su participación, deseándoles lo mejor y dándoles a todos ánimos, subió NOC a la escena y abrió el concurso con una fuerza que no pasó desapercibida a nadie.

Uno mismo, o sea Axitpop, también conocido como “ausipó”, se subió al escenario un poco antes del comienzo para retratar el ambiente. Si, toda esa gente me saluda…Si es que es ver una cámara y volvernos los seres humanoides loquitos/as

Momentazo del concierto de NOC delante del H2Ocio de Rivas Vaciamadrid

Se fueron sucediendo las intervenciones de las bandas con una premura en todos los cambioshque es difícil de ver. Tus Locas Razones (Madrid), Capitán (Zaragoza), Milima (Barcelona), The Lost Waves (Bilbao), Rubick (Valencia) y Marvin Green (Sevilla). Cada una trajo lo mejor de sí misma, pero solo una banda podía ganar el premio de grabar con Emi, videoclip incluido y posible gira. Ese honor le correspondió a Rubick y su apuesta por el britpop. Una gran banda, sin duda. NOC estuvo ahí hasta el final, no lo dudéis. Pese a esta decisión, fueron muchas las personas que se nos acercaron, especialmente a Belén, para darnos la enorabuena, desearnos suerte, desearnos también que hubiésemos ganado, etc, etc. En todo caso, no es una derrota estar ahí. En absoluto. Para nadie. Lo que vivimos será inolvidable. Forma parte de nuestro baúl de los recuerdos…o de nuestro pequeño cofre, un cofre lleno de tesoros.

Belén y Julián minutos antes de conocer el veredicto hacían sus cábalas. Ella, recordando el “qué será, será…” y él tomándose un “refresquito”

Nuestro reportero Axitpop/Ausipó en otra tesitura bien diferente: no sabemos si ríe o sufre, pero espera con ansia el inminente disparo al mismísimo centro del corazón. Axitpop fue uno de los medios de comunicación acreditados en esta final. Gracias de nuevo a toda la organización.

Poco antes de que diesen las diez -había una preciosa canción de amor y sexo de Serrat sobre esa hora- se conoció a los ganadores, Rubick. Ellos, como el resto, posaron con la tarta gigante que se hizo para la ocasión por parte de alumnos y alumnas de la Escuela de Hostelería de Madrid. Aquí tenéis a Rubick antes de comérsela!!!!

Rubick con el trofeo que luego ganaron. Nosotros nos comimos un cachito…en el sentido literal

Esta mal que yo lo diga, pero ésta es una impresionante foto de grupo. Se nos movió un poco el cantante de Marvin pero tod@s salieron muy bien…

Después de todo el ajetreo, cena. copillas y camita. A la mañana siguiente nos dimos un paseo por la Latina y disfrutamos de un mítico bocata de calamares. Cuando uno recuerda, pasados los años, sus mejores momentos, suelen aparecer escenas inesperadas. Todo este final estuvo plagado de momentos increíbles. El momento bocata y cañita mañanera no se queda atrás. Después nos pasamos por la sala 40 Café, donde inicialmente se iba a celebrar la final pero de pequeño aforo. Muy bonita, si señor…

Fotos, fotos y fotos…

Tiramos para casa después de las seis. Descarga de material en local, despedida y cierre y para cama otra vez tardísimo. Al día siguiente, lunes, tocaba estudio 5 de la Radio Galega. Y martes también. Tempus fugit? NOC incolume manet…

Momentos Distrito Musical…Marta, Marcelo, etc…podemos decir que compartimos sueños…

Llevo varios días pensando en como despedir una crónica así. Es difícil. Mucho. Uno ya tiene su tiempo de juego. Uno ya pasó por escenarios, ya vivió alegrías y penas, sacrificios, premios y condenas. Uno ya está listo, o así lo pensaba, para disfrutar de las cosas de la vida tal y como vienen. No era cierto. No, no lo era. Seguimos sufriendo y seguimos llorando. También durmiendo entre sueños de fantasía. Acogidos a la sonrisa valiente, que es ambiciosa pero no codiciosa. Abrazados a los instantes. Acariciando la almohada o cantando una bonita canción: Oh, mother…I know is over, nos cantaba el Morrisey. Bueno, ese chico no siempre tiene la razón.

Esto es lo mejor: aquí tenéis a NOC a menos de diez minutos de subir al escenario y tras dos horas de sueño. ¿Qué os dicen esas caras? A mí me lo dicen todo…

Podéis consultar nuestro álbum de fotos del finde en estos enlaces de facebook:

Álbum Pub Oxígeno

Álbum Conguitos Caravan Tour